fbpx

Encuesta rápida del precio de maíz

Por que recibimos muchas preguntas acerca del precio del maíz que se paga actualmente al productor, nos avocamos a hacer una encuestra expres, con los siguientes resultados:

Lugar Precio
en pesos
por tonelada
Rango
Guanajuato 3000 2800-3200
Hidalgo 3100
Querétaro 2900
La Barca, Jalisco 2700 2500-3000
Guerrero 3000
Occidente de Jalisco 3000 2800-3200
Veracruz 3000 2900-3200
Aguascalientes 3100 2900-3200

Encuesta hecho con colaboradores y distribuidores Unisem vía telefónica a mediados de diciembre de 2013.

1 Comentario

¿Conviene contratar coberturas?

Hace unos días se pudo leer en El Financiero «caen precios de granos básicos- urge contratar coberturas». ¿Qué significa esto?

002

¿Qué significa contratar una cobertura?

Una cobertura financiera, como por ejemplo una cobertura del precio del maíz, es similar a un seguro. Con un seguro pagamos una prima y recibimos dinero en caso de algún evento infortuito o riesgo, según tipo de seguro, como por ejemplo una granizada o un robo.  Una aseguradora gana dinero porque muchos pagan una prima y solamente pocos van a sufrir la granizada o el robo.

Un seguro solo se puede contratar de forma preventiva, anticipada. No podemos asegurar un campo que ya está granizado ni una camioneta que ya se chocó. Lo que ya pasó, ya no es un riesgo sino simplemente un hecho.

En el caso de las coberturas del precio del maíz es lo mismo: Solo se puede cubrir lo que está por venir, contra movimientos ulteriores de los precios. No nos podemos asegurar contra movimientos pasados, consumidos.

Si leemos «caen 35% precios de granos básicos», en realidad estos precios ya cayeron. Esto significa que ¡ya no podemos asegurarnos contra tal caída! La recomendación «urge contratar coberturas» basada en una caída pasada carece de lógica. Aplica el dicho Mexicano «muerto el niño, a tapar el pozo.» Contratar una cobertura después de una caída es buena idea solo si se anticipa que el precio pudiera bajar aún más.

¿Cuándo contratar coberturas?

Tenemos que asegurar los precios (si es que los queramos asegurar) antes de que caigan. Idealmente, las coberturas se contratan cuando se toma la decisión de sembrar cierto cultivo y no después de que caigan los precios. Si voy a sembrar y en este momento puedo asegurar un precio para mi cosecha que parece atractivo y rentable, quizás conviene asegurar tal precio de una buena vez para una parte de la cosecha.

¿Conviene contratar coberturas?

Ahora bien, las coberturas tienen un costo. El agricultor tiene que preguntarse primero, ¿necesito cobertura de precio? ¿Es conveniente para mí?

Tendencialmente, las consecuencias de una caida en el precio son más graves, y por lo tanto una cobertura de precios es más atractiva para …

  1. … un productor que produce con altos costos por hectárea (¡incluyendo renta de tierra!) y créditos de avío que para quien produzca con pocos insumos, pocos costos y recursos propios,
  2. … un productor que comercializa el grano que para quien usa el cultivo para su ganado o autoconsumo,
  3. … un productor que depende del cultivo en cuestión como su principal fuente de ingreso, comparado con él que siembra varios cultivos diferentes o tiene otros ingresos no relacionados,
  4. … un productor en una zona con rendimientos relativamene estables que para un productor que produce en temporales irregulares y por lo tanto ya está calculando con fuertes fluctuaciones en el ingreso por su cultivo.

Es importante aclarar que todos las coberturas del precio de maíz que actualmente se contratan, son en realidad para el precio del maíz amarillo en Estados Unidos y solo sirven para el productor de maíz en México en la medida que el precio en México y el de EEUU fluctuan paralelamente.

¿Qué tipos de coberturas existen?

Existe un tipo llamado «opciones» que protegen contra una caida pero dejan abierta la posibilidad de una subida. Se paga una prima anticipadamente. Otro tipo de cobertura se llama «futuro» que no es más que fijar el precio de antemano. En el caso del «futuro» no hay prima. El costo de protegerse contra bajas en el precio consiste en renunciar a posibles subidas en el precio más una comisión o ganancia para los intermediarios financieros. Existen variantes adicionales, principalmente combinaciones de varios instrumentos.

¿Dónde contratar coberturas?

Actualmente, la única forma práctica de contratar coberturas de precios para un productor pequeño o mediano en México es por medio de esquemas de Agricultura por Contrato, donde el productor se acerca con el comercializador o el industrial y éste contrata las coberturas. Estos contratos se suelen firmar en los tiempos de siembra y ser altamente subsidiados por el Gobierno.

Los contratos tienen dos lados

Hace un tiempo, una empresa semillera conocida ofreció dos tipos de contratos de producción de semilla de maíz. Uno a precio variable, o «a como anduviera», y otro a precio fijo. Los productores tenían la libertad de escoger antes de sembrar qué tipo de contrato querían. Había quién contrató a X pesos fijos y había quién contrató a precio variable.

Llegó el tiempo de cosecha y resulta que el precio comercial en tiempos de cosecha fue un poco superior a X pesos. ¿Qué pasó? Resulta que algunos de los productores que habían contratado precio fijo no aguantaron la pena de recibir un poco menos de lo que recibían sus vecinos que habían contratado precio variable. Se frustraon a tal grado que tomaron las instalaciones de la semillera.

Si esta es nuestra actitud, olvidémosnos de una vez de las coberturas. Las coberturas son un contrato que, como cualquier contrato, tienen derechos pero también obligaciones para ambas partes.

15 Comentarios

¿A cuánto se paga el maíz?

*La siguiente información fue recabada en 2013, es obsoleta.

Estimación del precio de indiferencia de maíz en México.

Recibimos muchas inquietudes y búsquedas en internet sobre el tema del precio del maíz y en menor grado de los sorgos. Esto nos motivó a hacer un breve sondeo del mercado con algunos de nuestros colaboradores y distribuidores. Aquí es lo que encontramos.

En todas partes que siembran en primavera-verano, detectamos nerviosismo por el hecho de que el precio del maíz fluctúe en un amplio rango y, como es natural, cierta decepción por el nivel del precio que finalmente quedó debajo de los estimados que se habían hecho en base a los precios de la bolsa y el tipo de cambio. Veamos ahora los precios actuales que se están pagando en diferentes regiones. Si usted tiene observaciones adicionales, por favor comuníquenoslas utilizando el espacio para comentarios.

Ciénega de Chapala, Jalisco y Michoacán

El precio del maíz blanco al productor está alrededor de 3800-3900 pesos por tonelada. El maíz amarillo se pagó mejor, aunque no me aclararon si esto fue en contratos o mercado libre.

Los pagos empezaron a fluir a finales de diciembre y, afortunadamente y a diferencia del año pasado, se están pagando las cuentas totales.

Algunos acopiadores alcanzaron a inscribirse en el llamado «Apoyo para el Proceso Comercial de Maíz» que SAGARPA ofreció por medio de ASERCA para los estados de Jalisco, Guanajuato y Michoacán. La principal condición de dicho programa es que el precio que pague el comercializador al productor sea por lo menos $4100. En este caso, el acopiador o consumidor (industrial) recibirá $174 por tonelada del Gobierno Federal, con lo que su costo neto sería de $3926.

Como este precio es mayor que el precio del mercado libre de $3800-3900 podemos estar agradecidos con los compradores que le entran a este programa, ya que no solo tienen que hacer una cantidad de papeleo, sino, además, están comprando en realidad 1-3% más caro que el mercado libre.

Occidente de Jalisco

La situación es muy parecida a la de la Ciénega, con la agravante que en partes resultó difícil encontrar comprador a partir de finales de diciembre.

Me comentaron de casos donde se entendió mal el programa de apoyo, pensando que serían $4100 más $174. Por lo que entiendo de la convocatoria, esto no es correcto. Espero que no haya sido esta la razón por que algunos acopiadores cerraron sus recibas.

Bajío de Guanajuato

En el Bajío, las cosechas suelen iniciar con el sorgo y éste se estuvo pagando en Octubre y Noviembre a 3400 a 3600 pesos por tonelada. Al parecer no hubo problemas de comercialización; el producto se acopió, se desplazó y se pagó con fluidez.

El maíz que se cosechó entre Noviembre y Diciembre empezó ligeramente por arriba de los $4000 por tonelada y luego bajó paulatinamente a aproximadamente $3800. La tendencia sigue a la baja. No escuché comentarios de retrasos en la comercialización y el producto se pagó con rapidez, en promedio aproximadamente a las dos semanas de la recepción.

Guerrero

En el Norte del estado, el maíz se está pagando a $3400-3600 la tonelada, con plazos de pago de 15-30 días, solo ocasionalmente más rápido.

En Tierra Caliente se paga a $3200 y hasta menos. El diferencial se atribuye a la mayor distancia de los centros de consumo, la inseguridad rampante y, probablemente como consecuencia de lo anterior, la relativa escasez de compradores.

Algunos productores han tenido dificultades para encontrar comprador; parece haber cierta saturación del mercado.

Morelos

El sorgo se recibió y se comercializó sin mayores problemas, con precios de $3600-3800 por tonelada.

95 Comentarios

Perspectivas del Mercado de Grano

Durante los últimos meses los granos han multiplicado su precio. ¿A qué se debe este fenómeno? ¿Qué pueden esperar los productores y consumidores en México?

Precio de maíz en Chicago, 2005-2011

Precios de maíz en Chicago, 2005-11

El precio del maíz, comercializado en la bolsa Chicago Mercantile Exchange (CME), se duplicó desde mediados de 2010, de unos 3.50 dólares por bushel a aproximadamente 7, igualando o hasta superando los niveles más altos de los últimos años que se habían alcanzado a mediados del año 2008. En el caso del trigo, los aumentos son muy importantes también, aunque menores que los aumentos del maíz, de manera que el maíz vale más que el trigo por primera vez en muchos años.

La siguiente tabla muestra la producción, el uso o consumo y las reservas de maíz en Estados Unidos. La producción ha fluctuado entre 307 y 333 millones de toneladas en los últimos 5 años, sin una clara tendencia ni hacía un crecimiento ni reducción. Esto es unos 15 veces más que la producción de México. Al mismo tiempo, el uso total aumentó, sobre todo debido a la producción de etanol, mientras que las exportaciones y el uso pecuario disminuyeron. Como resultado de la producción constante y el uso creciente, las reservas disminuyeron de aproximadamente 40 millones de toneladas a menos de la mitad, 18 millones de toneladas, y el precio aumentó a más de 250 dólares por tonelada.

Maíz en Estados Unidos de América: Oferta, uso y balance


Concepto

2007
/08

2008
/09

2009
/10

2010
/11

2011
/12
Superficie sembrada (millones de hectáreas) 37.83 34.80 34.96 35.69 36.70
Superficie cosechada (millones de hectáreas) 35.00 31.80 32.17 32.94 33.66
Rendimiento por hectárea cosechada (kg por ha) 9,459 9,660 10,338 9,591 9,961

Donde no se indique otra unidad, los siguientes datos se expresan en millones de toneladas métricas.

Existencias (reservas) iniciales 33.1 41.3 42.5 43.4 18.5
Producción 331.2 307.2 332.6 316.2 335.3
Importaciones 0.5 0.4 0.2 0.6 0.5
Total de suministro 364.8 348.7 375.3 360.2 354.3
Uso para etanol como combustible 77.4 94.2 116.0 127.0 128.3
Uso para alimento, semilla e industrial 35.4 33.4 34.8 35.6 35.7
Exportaciones 61.9 47.0 50.5 48.3 45.7
Forraje y residual 148.8 131.6 130.6 130.8 127.0
Uso total 323.5 306.2 331.9 341.6 336.7
Existencias (reservas) finales 41.2 42.4 43.3 18.5 17.5
Reservas como % del uso 12.8% 13.9% 13.1% 5.4% 5.2%
EE.UU. Promedio Granja Precio ($ /ton) $165.3 $ 159.8 $ 139.8 $ 210.6 $255.9

Reporte:  9 de junio de 2011, WASDE USDA (Traducido al español y conversión de unidades métricas por Unisem)

Ni siquiera en el año 2008 fueron tan bajas las reservas. La reducción de la producción que se observó ese año fue compensada por una reducción en el uso pecuario y las exportaciones, de manera que el año cerró con reservas de 42 millones de toneladas, nivel similar al inicial, lo que relajó la presión sobre los precios.

La situación actual es diferente. Con reservas tan bajas, no es de esperarse que el precio regrese pronto a los niveles de hace dos años, aunque sí puede haber fluctuaciones importantes que los productores e industriales estadunidenses deberían aprovechar para hacer contratos a futuro, vendiendo sus cosechas y asegurando sus necesidades de insumos, respectivamente.

La última columna de la tabla se refiere al año fiscal en curso, por lo que se trata de un estimado. El departamento de agricultura de EE.UU. estimó la producción del ciclo actual en 335.3 millones de toneladas, cifra similar a los años 2009 y 2007, pero superior en 20 o 30 millones de toneladas a los años 2010 y 2008 respectivamente. Aún con esta producción casi record, las reservas finales se estiman en 18 millones de toneladas, un nivel similarmente bajo como el inicial. Esto significa que cualquier corrección hacía debajo de la producción, por ejemplo debido a cuestiones climáticas, hará que los precios aumenten todavía más y se queden altos durante un tiempo mayor de lo previsto.

Cabe mencionar que los datos de la tabla y los precios se refieren estrictamente a Estados Unidos, pero, debido al tamaño del sector agrícola de aquel país y a su importancia para la alimentación mundial, impactan directamente en todos los países que importan o exportan granos. En el caso de México, ya no existe protección arancelaria del maíz, legalmente desde hace tres años y en la práctica desde 1994. El grano doméstico compite directamente con el grano importando. Un industrial en la ciudad de México, por ejemplo, decide entre importar, pagando el precio de Chicago convertido a pesos, más los costos de importación, o comprar en el país, pagando el precio del productor, más los costos de recepción y envío a los centros de consumo. El industrial va a dar la preferencia a la importación todas las veces que le sale más barata y a la compra domestica todas las veces que le convenga, por lo que los dos precios tienden a moverse en sincronía. Esto no quiere decir que los dos precios fuesen iguales, solamente que suben y bajan al mismo tiempo y más o menos en la misma medida. La diferencia entre los dos precios es similar a la diferencia entre los costos de acopio y transportación para las dos fuentes.

2 Comentarios