Las vacas tienen una necesidad básica de energía para cubrir sus necesidades diarias, pero cuando estas se encuentran en producción de leche los requerimientos son mayores. Para mejorar el rendimiento de leche por vaca se debe también mejorar la alimentación del ganado, ofreciendo un alimento rico en calorías. En la alimentación común con forraje seco, el consumo de alimento de las vacas lecheras está restringido por el llenado físico del rumen y su calidad nutricional.

Una alternativa de alimentación para vacas lecheras es el silo de maíz. De manera técnica podemos definir el ensilaje como la fermentación anaeróbica de carbohidratos solubles presentes en forrajes para producir ácido láctico. Este proceso permite mejorar la estabilidad del forraje verde y almacenar el alimento desde la cosecha para temporadas en qué el forraje verde no se encuentra disponible. 

Energía en el ensilaje y conversión a leche

ganado-alimentado-con-silo

Está demostrado que la alimentación con silo mejora la producción de vacas lecheras. Sin embargo, no todos los silos son iguales y existen varios factores a controlar para producir un silo de calidad, con buena digestibilidad y contenido de energía.

La madurez del material vegetal es uno de los factores principales que influyen en la digestibilidad del silo. Este factor tiene un efecto directo en el contenido de materia seca, la materia seca del silo se refiere a la cantidad de alimento que queda al evaporarse el agua. Mientras más rápido y eficiente sea este proceso, menor será la pérdida de materia seca.

Otro de los aspectos de importancia es el contenido de energía que contiene el silo. Cuanto más eficiente es la fermentación, más energía se conserva en él. Si se busca mejorar el arranque de la fermentación para tener un silo de mejor calidad, es recomendable el uso de inoculantes que pueden ayudar a tener un proceso de fermentación más controlado.

La importancia de cuidar el proceso de fermentación del silo reside en que, durante este proceso diferentes microorganismos degradan los nutrientes de la planta a moléculas más digeribles, esto se logra a través de una adecuada compactación y exclusión del oxígeno. Al momento de la producción de leche nos interesa que la mayoría de estos nutrientes se encuentren disponibles para su aprovechamiento, la eficiencia en la transformación de alimento a producto depende de la disponibilidad inmediata de nutrientes. Por ejemplo, si no hay suficientes carbohidratos disponibles, el nitrógeno que sería empleado para la síntesis de proteínas se elimina como urea a través de la orina resultando en una merma en el potencial productivo de la vaca. Por lo tanto, cuanto mejor se conserve la proteína vegetal, carbohidratos y nutrientes en el silo, más de estos nutrientes puede utilizar directamente el animal para la producción de leche.

De esta manera, al aumentar la ingesta de energía de vacas de alta producción con silo de alta digestibilidad y disponibilidad de nutrientes, el resultado es la mayor producción en cantidad y calidad de leche por día porque las vacas digieren este alimento de mejor manera y el aprovechamiento de energía por ración de alimento es más eficiente que con otro tipo de alimentación. 

Fuentes

  • Garcés M. A. M., Berrio R. L., Ruiz A. S., Serna de L, J. G. y Builes A. F.  Sin año. Ensilaje como fuente de alimentación para el ganado. Revista Lasallista de investigación Vol. 1 No. 1.
  • Holden L. A., Muller L. D., Lykos T. y Cassidy T. W. 1995. Effect of corn silage supplementation on intake and milk production in cows grazing grass pasture. Dairy Sci 7 Pp. 154-160
  • Cherney D. J. R., Cherney J. H., Chase L. E. y Cox W. J. 2004. Milk production in high producing dairy cows as influenced by corn silage quality. The Professional Animal Scientist 20 Pp. 302–311.

Etiquetas: , , ,

Leave a Reply