fbpx

¡Aproveche los residuos!

¿Qué hacemos con lo residuos que nos quedan después de la cosecha?

Manejar estos residuos, en lugar de vender, regalar o incorporarlos, tiene más beneficios de los que podemos imaginar:

Primero, el siguiente cultivo se puede sembrar sin barbechar apenas se ha cosechado el cultivo anterior, lo que ahorra tiempo y dinero. Para Bajío, podemos rotar trigo, sorgo, cebada, maíz sin barbechar por varios años y con un poco más de experiencia, podemos incluir otros cultivos más.

Segundo, la labranza cero o de conservación reduce las malezas, tanto en cantidad de plantas y semillas como en número de especies. Si bien es cierto que debemos tener mucha disciplina para evitar la propagación de cualquier maleza, esto ya es posible gracias a los herbicidas modernos combinados con el control cultural.

Tercero, los residuos acumulados hacen más productivo al suelo y poco a poco lo reabastecen.

Ahora bien, el manejo de residuos representa algunos retos. Los cultivos de maíz y trigo producen más paja que grano, lo que significa, en el Bajío, manipular entre 15 a 25 toneladas de rastrojo de maíz o 5 a 12 toneladas de pata de trigo.

Manejo de residuos en el campo

La clave para el manejo es trozar lo más corto posible el rastrojo y distribuirlo uniformemente sobre el terreno. Esto se logra mediante el molino instalado en la cosechadora, equipada con esparcidores, y posteriormente con una desmenuzadora razante sobre el suelo. El “manto” del residuo sobre el suelo permite el trabajo con calidad de la sembradora, así como  de otros implementos para el manejo de cultivo.

Cero labranza

Los residuos aportan al suelo materia orgánica que contiene carbono. El carbono aumenta, sobre todo en relación al nitrógeno, en los primeros años de cero labranza. Esto causa una competencia por nitrógeno entre el cultivo y los microorganismos que descomponen el rastojo. Para reducir esta competencia y asegurar que el cultivo tenga suficiente nitrógeno, es necesario adicionar al menos un 15% más de fertilizante nitrogenado al demandado por el cultivo.

Este extra de fertilizante se debe ver como una inversión ya que cuando el rastrojo se haya incorporado como materia orgánica al suelo hará la retribución sobre los rendimientos de grano, o mejor aún sobre la calidad de las cosechas y fertilidad de su suelo.

Rastrojo anterior

La cobertura de paja proteje el suelo del solo y del viento, lo que reduce la evaporación de agua. Además evita el escurrimiento superficial y aumenta la infiltración de agua. Todo esto permite que la humedad del suelo se conserve más. El cultivo crece mejor y produce más, comparado con un terreno desnudo bajo labranza convencional.

 

Comments

La deficiencia de N en maíz después de la polinización

IMG_1174Después de la floración y polinización, la milpa llena el grano. El éxito de este proceso de llenado depende de la disponibilidad de agua y luz, temperaturas favorables, sanidad y buena nutrición vegetal.

Emerson Nafziger menciona que una parte de la luz que nos manda el sol llega al suelo, es decir, no es interceptada por las plantas y por lo tanto es desperdiciada desde el punto de vista del agricultor. Se pierde 1% del rendimiento esperado por cada 1% de la luz que no es captada por las hojas. La mayoría de la luz es interceptada por las hojas medias y superiores, ya que las inferiores generalmente están en la sombra. Aún así, las hojas inferiores pueden contribuir al rendimiento, siempre y cuando sean sanas y verdes. Cuando el cultivo sufre de deficiencia de nitrógeno (N), las hojas inferiores suelen ser más pequeñas y pálidas y por lo tanto no aprovechan la luz al máximo. Su capacidad para hacer fotosíntesis es reducida. Por ello es importante mantener las hojas sanas y evitar deficiencias nutrimentales. (Como es obvio, por la misma razón hay que evitar quemar los tallos y hojas inferiores con herbicidas no selectivos.)

IMG_1175

Los síntomas de deficiencia de N después de la polinización son un amarillamiento en forma de V en las hojas inferiores, moviéndose desde la punta de la hoja hacia la base; con el paso del tiempo esas hojas comienzan a morir. Ya no puede hacerse mucho para corregir la deficiencia de N en esa etapa, especialmente cuando no estamos seguros de poder contar con lluvias para mover el fertilizante hacía las raíces.

IMG_1173

La deficiencia de N puede deberse a varios motivos. El principal es la fertilización insuficiente. Otro factor importante es la época de aplicación, ya que en algunos casos se aplica tarde y en algunas ocasiones fuertes lluvias ocasionan pérdidas de N por lixiviación o lavado.

En resumen, a deficiencia de N después de polinización puede afectar el rendimiento, sin embargo si las hojas superiores que abastecen la mayoría de carbohidratos a la mazorca se encuentran en perfectas condiciones, la pérdida de rendimiento es menor.

Fuente: http://bulletin.ipm.illinois.edu/article.php?id=1013

Comments

Curso en línea sobre fertilización

Para todos los agricultores y ganaderos interesados en mejorar su operación, Intagri y Unisem siguen con su programa de capacitación en línea.

El próximo curso se llevará a cabo el miércoles 15 de mayo a las 3 de la tarde, hora del centro de México, con una duración de 4 horas sobre el tema

Tecnologías innovadoras para optimizar la fertilización nitrogenada en cereales. 

POSTER NUTRICION DE MAIZ Y SORGO UNISEM-01 (2)

20% de descuento

DescuentoComo patrocinador, podemos ofrecer a Usted, estimado lector, suscriptor de nuestro blog, productor, aliado o técnico, 20% de descuento especial para toda la serie. El costo normal es de 1160.- pesos, IVA incluido. Con el descuento, el costo para usted es de 928.- pesos. Para hacer bueno el descuento, tiene que mencionar «Unisem», o sea que es amigo, cliente, lector o suscriptor del blog de Unisem.

Para la inscripción, favor de ponerse en contacto directo con Intagri: http://www.intagri.com.mx/Eventos.html o al 01 461 616- 2084.

Vínculos:

Comments

Concentración de N, P y K en los fertilizantes

Como agricultores podemos adquirir una gama amplia de fertilizantes químicos que se distinguen en su composición química y por lo tanto en su concentración de los macroelementos nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K). Para calcular las dosis de fertilizantes por hectárea a partir de las recomendaciones o necesidades del cultivo es indispensable conocer las concentraciones de los nutrientes, como se muestran en la siguiente tabla.

Unidades* de N, P, K y S por cada 100 kg de fertilizante
Fertilizante Abrev. N P K S
Nitrogenados:
Amoniacales
Urea 46
Sulfato de amonio SA 20.5 24
Amoníaco anhidro 82
Fosfato diamónico DAP 18 46 2
Fosfato monoamónico MAP 11 52 2
Nitrogenados:
Nítricos-amoniacales
Nitrato de amonio NA 35
Nitrogenados:
Nítricos
Nitrato de calcio 15
Nitrato de potasio 13 44
Fosfatados
Superfosfato de calcio 14-20
Superfosfato triple SPT 44-53
Superfosfato simple SPS 18-21
Fosfato dicálcico 36-40
Potásicos
Cloruro de potasio ClK 60
Sulfato de potasio SK 50 18

* Las unidades de N, P, K y S comunmente se expresan como sigue: Nitrógeno (N) como kg del elemento nitrógeno,  fósforo (P) como kg de P2o5 o equivalente, potasio (K) como kg de K2O o equivalente, azufre (S) como kg del elemento azufre.

Ejemplo

Si queremos aplicar 210 unidades de nitrógeno y 70 de fósforo, podemos utilizar 150 kg de DAP a la siembra, que nos aportan 27 unidades de nitrógeno y 69 de fósforo (150 kg x 18 unidades/100 kg = 27 unidades; 150 kg x 46 unidades/100 kg  = 69 unidades). Con esto ya cubrimos el fósforo y nos faltan 183 unidades de nitrógeno que podemos surtir con 400 kg de urea (400 kg x 46 unidades/100 kg = 184 unidades).

Compatibilidad de fertilizantes

Como se desprende de la siguiente tabla, los siguientes fertilizantes no se deben mezclar:

  • Nitrato de amonio y urea
  • Superfosfatos con DAP
  • Superfosfatos con urea.

X = Incompatible; L = Compatibilidad por un tiempo limitado; SI = Compatible, NA, nitrato de amonio: SA, sulfato de amonio; SPT, superfosfato triple; SPS, superfosfato simple; DAP, fosfato diamonico; MAP, fosfato monoamónico; ClK, cloruro de potasio; SK, sulfato de potasio.

Fuentes:

http://www.fertilizando.com/articulos/Fertilizantes%20Comerciales%20ParteI.asp

http://www.tecnoagro.com.ar/notas/fertilidad/calidad-de-fertilizantes.pdf

République Française, Ministère des Relations Extérieures Cooperation et Dévelopment, 1984: Mémento de l’Agronomie. Troisième édition

Comments

20% en cursos sobre maíz y sorgo

En la agricultura como en cualquier otro negocio, hay que invertir en la formación, capacitación y educación continua para poder sacar buenos rendimientos y realizar ganancias.

Por esta convicción, Unisem patrocina una serie de 5 cursos en línea de Intagri, sobre maíz y sorgo, que se llevarán a cabo en los próximos meses, empezando el miércoles, 23 de enero.

Temas

Tema Ponente Fecha*
1) Manejo integrado de plagas en maíz y sorgo Ing. Esteban Macías Miércoles, 23 de enero
2) Manejo integrado de malezas en maíz y sorgo Dr. Enrique Rosales Miércoles, 30 de enero
3) Optimización de la dosis de nitrógeno en
cereales 
mediante la tecnología GreenSeeker
Dr. Iván Ortiz Monasterio Miércoles, 15 de mayo
4) Producción de maíz forrajero Dr. Gregorio Núñez Miércoles, 12 de junio
5) Manejo nutricional del maíz y sorgo Dr. Javier Z. Castellanos Miércoles, 31 de julio
* Todos los cursos se llevan a cabo en línea, de 15-19 horas, hora del centro de México. La inscripción es para cada curso por separado. 

 

20% de descuento

DescuentoComo patrocinador, podemos ofrecer a Usted, estimado lector, suscriptor de nuestro blog, productor, aliado o técnico, 20% de descuento especial para toda la serie. El costo normal es de 1160.- pesos, IVA incluido. Con el descuento, el costo para usted es de 928.- pesos. Para hacer bueno el descuento, tiene que mencionar «Unisem», o sea que es amigo, cliente, lector o suscriptor del blog de Unisem.

Para la inscripción, favor de ponerse en contacto directo con Intagri: http://www.intagri.com.mx/Eventos.html o al 01 461 616- 2084.

 

Comments

Luz solar, nitrógeno y el verdor del maíz

Una pregunta frecuente que recibimos en pláticas, recorridos y visitas es «¿cuánto va a rendir?» A esto, un amigo y excolaborador solía contestar, «¿cuánto quiere que le rinda?», haciendo alusión, con mucha razón, al hecho de que el rendimiento de un cultivo es por lo menos tanto el producto del manejo, la atención y los insumos que le proporcionamos como de la genética. Un «buen» agricultor, que le echa todas las ganas y los insumos, le saca más rendimiento a una variedad promedio que un agricultor promedio a una variedad buena. Claro que algunos factores fuera de nuestro alcance, como el temporal y el tipo de suelo también importan.

Cultivo frondoso que deja pasar poca luz al suelo.

Dicho lo anterior, sí hay algunas señales que nos dicen, si escuchamos u observamos, si un cultivo rendirá bien o no. Un indicio muy útil es el sombreo. Las plantas son organismos que convierten luz o energía solar, agua y dióxido de carbono en biomasa. Necesitan una buena superficie de hojas para interceptar la luz y convertirla. Conforme más luz o energía absorba y aproveche la milpa, más biomasa (raíz, tallo, hojas, elote, grano) produce. Un cultivo que deja pasar poca luz y sombrea todo el piso tiende a rendir bien, como se muestra en la primer foto.

 

Cultivo que deja pasar mucha luz aunque sus mazorcas se vean impresionantes

Vice-versa, si cae mucha luz al suelo, el rendimiento no va a ser bueno. En la segunda foto, si bien las mazorcas o elotes se ven impresionantes, el rendimiento no va a alcanzar el de la primer foto.

(Para que sea justa, hay que hacer la observación del sombreo después de que el cultivo cierre el surco o, mejor aún, después de floración, y al medio día. En la mañana o tarde, puede pasar más o menos luz al suelo del cultivo, dependiendo de la orientación de los surcos.)

Como es de esperarse, el cultivo que deja pasar mucha luz también está más infestado por maleza. Si bien parece que hubo un buen control al inicio, la maleza rebrotó con la luz que recibe en el suelo, cosa que no pasa cuando éste está completamente sombreado.

Cultivo que sombrea bien el piso, pero muestra síntomas de deficiencias de nitrógeno. ¡No solo debemos sembrar una buena cantidad de plantas, sino las tenemos que alimentar también!

Otro indicio es el color y la sanidad de las hojas. El verde de las hojas tiene mucho que ver con la fertilización nitrogenada. Una relativa falta de nitrógeno causa un síntoma bien característico: un secado prematuro de las hojas inferiores en forma de V, como lo muestra la tercer foto. Estas hojas están perdidas para la producción de biomasa. Esto podría parecer de poca importancia puesto que son las hojas inferiores que de por sí reciben poca luz y por lo tanto no producen mucho. Sin embargo, el problema no está tanto en estas hojas sino en el hecho de que el resto de la planta también sufre de escasez de nitrógeno y por lo tanto no produce al cien por ciento de su capacidad.

Si observamos estas deficiencias cerca del suelo, es probable que las hojas superiores tampoco tengan el mejor color. La fertilización va de la mano con el desarrollo de un cultivo frondoso que sombrea el piso casi por completo. En la primer foto vemos un color más verde, más oscuro, mientras que en la segunda, tenemos un color alimonado. (Ojo, hay ciertas diferencias en color entre variedades; así que estrictamente, la comparación solo es válida si hablamos de la misma variedad.)

Lamentablemente, cuando aparecen los síntomas tan característicos de la falta de N y al grado como están en la (tercer) foto, ya es un poco tarde para corregir el problema.

Fuentes:

https://semillastodoterreno.com/wp-content/uploads/2011/05/identificacion_problemas_produccion_maiz_tropical.pdf (sobre todo página 56)

http://bulletin.ipm.illinois.edu/article.php?id=1013

http://www.sdstate.edu/ps/extension/soil-fert/corn-deficiency-photos.cfm (Nota junio 2018: Enlace roto)

http://agdev.anr.udel.edu/weeklycropupdate/?p=1317 (Nota junio 2018: Enlace roto)

Comments

Implicaciones del riego por goteo para la fertilización, caso práctico

Hace unos días publicamos en este espacio un artículo sobre la instalación y aplicación de riego por goteo por el Ing. Salvador González en el Rancho Santa María, Valle de Santiago, Guanajuato, México. (https://semillastodoterreno.com/?p=3828) Veamos ahora las implicaciones que tiene esta modernización para la fertilización.

Riego rodado, siembra a tierra venida

La fertilización utilizada por el Ing. González en el maíz sembrado a tierra venida hasta la fecha (de la redacción de este artículo a inicios de julio) consiste de 390 kg/ha de la mezcla física 20-15-08 aplicada con la sembradora durante la siembra, más un par de sobre-abonos, el primero con 125 kg/ha de la mezcla de sulfato de amonio más urea en partes iguales y 60 kg de UAN32 (nitrato de amonio al 32%). En la suma de estas aplicaciones, se proveyeron 125 unidades de nitrógeno, 58 unidades de fósforo y 31 unidades de potasio por hectárea. Adicionalmente se han aplicado 4 l de Fe-Mg y 20 l/ha de Guanofol para corregir deficiencias. Está contemplado que aún se aplique más fertilizante debido al color amarillento que presenta el cultivo.

Riego por goteo

Riego por goteo

Las tablas o parcelas con riego por goteo se sembraron sin aplicar fertilizante alguno durante la siembra. Todo el fertilizante se aplicó mediante el sistema de riego.

Hasta la etapa de floración o espigamiento del maíz se han aplicado 250 kg/ha  de la mezcla urea y sulfato de amonio en una relación 4 a 1, más 30 kg/ha de UAN32, 60 kg/ha de NKS (12N-0P-46K-1.2S), 5 kg/ha de KTS (0N-0P-25K-17S) y 1 l/ha de ácido fosfórico (0-52-0), para una aportación total de 119 unidades de nitrógeno, 1 unidad de fósforo, 29 unidades de potasio y 1.5 unidades de azufre por hectárea.

Además se aplicaron 20 l/ha de Guanofol, como en el caso del riego rodado, así como, ya únicamente en riego por goteo, 150 l/ha de lombricomposta en su presentación de “té”, con la finalidad a coadyuvar en la disponibilidad de nutrientes y mejorar el aprovechamiento de las fuentes aplicadas. Este fertilizante es de manufactura propia y sumamente barato.

Resulta entonces que el riego por goteo permite reducir un poco la fertilización y abatir los costos de aplicación del mismo, al mismo tiempo que se conserva o incluso mejora  la nutrición del cultivo como se puede apreciar comparando las dos fotos.

En la próxima edición hablaremos del control de plagas en los dos sistemas de riego, rodado por gravedad y por goteo. Las opiniones expresadas en este artículo son las del productor, no necesariamente de Unisem y no constituyen una recomendación de parte de dicha empresa.

Comments